Diferentes tipos de berrinches y lo que significan

Tere Díaz Sendra · 3 julio, 2017

¡Ni modo! A veces la situación supera las posibilidades de manejo y hace que se salga de control explotando en ira, llanto y golpes.

Tal vez pases un mal rato pero también los berrinches pueden manejarse mejor. Para esto hay que distinguir entre los dos tipos de berrinches el Temperamental y el Manipulativo.

BERRINCHE  MANIPULATIVO BERRINCHE  TEMPERAMENTAL
Se detona cuando el niño quiere imponer su voluntad arbitrariamente y de algún modo “planea” descomponerse para lograr sus objetivos Tiene que ver con que algo viola el temperamento del niño y hace que éste se descomponga y pierda el control
Más consciente, más planeado y más controlado por el niño Más inconsciente, no planeado y le gana al niño
Menos intenso Más intenso y espontáneo
El objetivo: el niño quiere salirse con la suya y por tanto se enoja El motivo es más confuso o es clara consecuencia de su temperamento
Te produce enojo y coraje Te produce tristeza y lástima

Berrinche manipulativo:

  • No ceder sólo reconocer el error en el manejo de la situación
  • Mostrarnos más amenazantes y firmes
  • Retirarnos o quitarnos de su presencia, siempre necesitan espectadores para hacer el berrinche

Berrinche Temperamental:

  • Corregir la situación que violó el temperamento
  • Mostrarte más amables y tolerante
  • Estar con ellos y abrazarlos si lo permiten

En ambos casos puedes intentar DISTRAERLOS si las circunstancias lo permiten.  Así, sorpresivamente invitarlo a mirar por una ventana, decirle que lo buscan en el teléfono o  mostrarle un insecto que camina por un sillón. Sacarlo repentinamente de la actividad que lo está acelerando puede permitir introducir otra actividad.

¿Te gustó esta nota? Califícala