Existen decenas de motivos por los que los padres cambian a sus hijos de escuela, entre los más comunes están: cambio de residencia, problemas económicos, divorcio de los padres, pasan a otro grado escolar o se quiere mejorar el nivel educativo.

¿Qué sienten los niños al cambiar de escuela?

“Un número importante de niños pasan más horas en las escuelas que en sus propios hogares. Allí tienen amigos, convivencia con sus maestros favoritos y, por supuesto, se sienten seguros. Por eso no hay que minimizar sus sentimientos cuando se les va a cambiar de escuela, explica Lourdes Mejía Trejo, doctora en innovación educativa de Centro Universitario de Ciencias e Investigación, creadora del Espacio Sé Amable.

Algunos niños son muy sociables, y no se les dificultará el cambio de escuela. En contraste, otros —que pueden ser más retraídos— sí pueden tener problemas para adaptarse, hacer nuevos amigos y tener una convivencia adecuada, precisa la experta.

“Si nuestros hijos e hijas saben hacer amigos, se adaptan a las circunstancias, además y saben hacer contacto social fácilmente, la transición será más incluso una forma de tener una aventura divertida. Pero, si nuestro hijo casi no habla, es tímido y no le gustan los cambios, es posible que tarde en adaptarse”, puntualiza Mejía Trejo.

5 consejos para que no sufra por el cambio de escuela

Si bien todos los  humanos necesitamos tiempo para adaptarnos (a nuestra nueva casa, un trabajo nuevo, un nuevo corte de cabello y demás), existen algunos consejos que puedes seguir para que la transición sea relajada.

1.Contesta a todas las dudas: Antes de cambiarlo habla con él y explícale el porqué lo cambias. Sé honesto y contesta todas sus dudas de forma positiva y no lo hagas responsable del cambio.

2. Dale tiempo de adaptación: No esperes que en la primera semana ya tenga muchos amigos y se sienta feliz. Pueden pasar de 15 a 20 días para que tu crío se sienta acoplado al cambio.

3. No hagas que olvide su antigua escuela: No se trata de que olvide sus amigos, sus maestros y su rutina anterior. “No es borrón y cuenta nueva”, lo ideal es que siga manteniendo contacto (por teléfono o videollamada) con aquellos que él decida seguir teniendo en su vida.

4. Habla con sus maestros: Pide una reunión con sus nuevos maestros y cuéntales cómo es tu hijo, cómo aprende, que materia es su favorita y cuál se le dificulta. Ello ayudará a integrarse mejor al grupo.

5. Sé paciente y toma tiempo para escucharlo: Todo lo que tenga que decir tu hijo es importante, no minimices su sentir. Al contrario, apóyalo y confía en él.

Tips para los maestros

Mejía Trejo, indica que los maestros son clave para que un alumno no se sienta rechazado, sino que, por el contrario, el grupo que ya está integrado lo acepte fácilmente.

Para ello, los maestros deberán:

1.Tomarse el tiempo de conocer al nuevo integrante de su grupo.
2. Hacer una actividad corta de integración con todo el grupo.
3. Ayudarlo a que socialice en caso necesario.
4. Evitar hacer juicios de valor o señalamientos.
5. Tomar el papel de mediador entre el grupo y el nuevo integrante, en caso necesario

Si quieres ver más notas sobre educación, lee esto:

→ Test: ¿Qué inteligencia es más fuerte en tu hijo?

→ ¿Conoces la teoría de las inteligencias múltiples?

→Primero conoce a tu hijo, después elige su escuela

¿Qué hago si a mi hijo no le gusta su cuerpo?