Guía para interpretar su llanto

Redacción bbmundo · 25 agosto, 2017

Desde que nació ha sido su principal forma de comunicación e indica otros factores de su desarrollo. ¡Entiéndelos!


Con sólo verlo sonreír, agitar los brazos o hacer muecas, deduces si está alegre o algo llama su atención. Para que comprendas qué quiere decirte, aquí te damos algunas claves útiles.

 

1. Hambre

 

Suele manifestarse con gemidos cortos, continuos e insistentes pero no muy agudos. Al mismo tiempo que los efectúa, inclina la cabeza hacia delante y la mueve de un lado a otro con la boca abierta como si buscara el pecho o biberón.

Para disminuirlo: Aliméntalo. Al principio succionará muy rápido pero pronto se calmará. Deja que tome a su ritmo y mientras míralo, abrázalo y platica con él para que lo ayudes a tranquilizarse.

 

2. Cólico

 

Está irritable y con muestras de sobresalto: su cara está arrugada, sus movimientos son bruscos, tiene los puños tensos, se empuja con las piernas y puede devolver parte de su última toma. Por lo general llega al final de la tarde o durante la noche.

Para disminuirlo: Ayúdalo a eructar dándole suaves palmadas en la espalda y balanceándolo. Anímalo a que coma un poco más para que expulse mejor los gases pero tampoco te excedas ni pretendas que haga una comida completa de nuevo.

 

3. Cansancio

 

Es rítmico, comienza suave y poco a poco se vuelve un grito de protesta. Para identificarlo considera cómo ha sido su día: si ha tenido mucha actividad o ha estado rodeado de ruidos y muchas personas, lo más seguro es que esté agotado.

Para disminuirlo: Recuéstalo, reduce los sonidos y baja la intensidad de la luz. No es necesario que duerma; se calmará con sólo evitar los estímulos que lo saturan.

 

4. Aburrimiento

 

Lo notarás por los sollozos entrecortados y su expresión relajada, aunque las manos estén abiertas y mueva constantemente brazos y piernas, mientras observa a su alrededor para encontrar algo que llame su atención.

Para disminuirlo: Cárgalo y háblale en un tono divertido; ver una cara familiar le será reconfortante. Dale algún juguete para que se distraiga o sácalo a dar un paseo.

5. Incomodidad

 

Frunce el ceño, tensa las extremidades y presenta momentos de alteración por intervalos.

Para disminuirlo: Revisa todos los factores que podrían molestarle. Esta queja se da porque siente frío o calor, tiene gases o su pañal está sucio. Observa sus reacciones.

 

6. Dolor

 

Es una especie de grito corto, agudo y fuerte, seguido de un periodo breve donde le falta la respiración y continúa con otro alarido. Sus expresiones corporales también cambian: su cara está contraída y las extremidades recogidas hacia el cuerpo.

Para disminuirlo: Examínalo para detectar qué le está pasando. Toca suavemente partes de su cuerpo como cabeza, cara, orejas, estómago piernas y brazos. Si es algo que puedas controlar, no te angusties y ayúdalo. En caso de que no sepas qué hacer, llévalo al pediatra.

 

7. Berrinche

 

Puede reconocerse con facilidad: es estridente y se combina con exclamaciones fuera de control. Lo que desea es llamar tu atención u obtener algo; si no lo logra, ésta es la respuesta.

Para disminuirlo: Asegúrate de que no haya otro factor. Si se trata de una rabieta, ignórala o pídele tranquilamente que se calme porque de lo contrario no le harás caso. Es normal que proteste por situaciones que no le agradan. Para no alentar esta conducta, lo mejor es dejarla pasar y después explicarle por qué sucedieron las cosas.

 

Llantos universales

 

De acuerdo con el método Dustan Baby Language, hay cinco mensajes que los bebés balbucean durante sus primeros tres o cuatro meses de vida:

  1. Neh: Estoy hambriento
  2. Eh: Necesito eructar
  3. Owh: Tengo sueño
  4. Heh: Estoy incómodo
  5. Eairh: Tengo cólico

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (10 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...