Cada vez se acerca más el verano y ya se puede sentir el calor que a muchas personas les encanta. El problema es que con el calor viene el sudor, y esto puede afectar a tu bebé un poco diferente que a niños más grandes. El sudor excesivo y sus consecuencias pueden arruinarle la diversión a tu bebé, así que aquí te explicamos un poco sobre cómo controlarlo.

El sudor es la respuesta del cuerpo para regular la temperatura corporal, que produce humedad por medio de las glándulas sudoríparas para eliminar el exceso de calor y regular su temperatura. Esa humedad es lo que nosotros conocemos como sudor.

¿Por qué?

El sistema que regula la temperatura corporal se va desarrollando poco a poco hasta que casi alcanzan los dos años. Esto significa que pueden sudar en exceso y eso se nota en lugares como la frente, la espalda, el tórax y la cabeza. No es una regla que esa sea la causa del sudor, ya que puede ser que simplemente estén abrigados de más. Cuando son pequeños es importante estar al pendiente de la ropa que están usando para poder quitarla o ponerla conforme sea necesario.

¿Tiene consecuencias?

Si tu bebé suda en exceso, es necesario, especialmente en estas épocas de calor, asegurarte de mantenerlo hidratado. Si tiene menos de 6 meses, no olvides preguntarle a tu pediatra si puedes darle agua además de leche. Otra de las consecuencias más comunes son las rozaduras, especialmente en el área del pañal. Aunque tu bebé todavía no pueda caminar, el movimiento de sus piernas puede ocasionar rozaduras e irritación que pueden ser muy dolorosas para el pequeño.

¿Se puede evitar?

No, el sudor es una reacción natural del cuerpo necesaria para que tu bebé empiece a entender cómo regular su temperatura. Lo que sí puedes hacer es prepararte para prevenir las rozaduras y evitar las molestias.

Para proteger la delicada piel de tu bebé necesitas una pomada con acción protectora que lo deje moverse libremente. Nosotros te recomendamos Bepanthen®, pomada para rozaduras, que tiene triple acción para proteger, humectar y regenerar la piel de tu pequeño. Es la mejor manera de dejarlo explorar y experimentar el mundo sin preocuparte por las rozaduras. Aplícalo en cada cambio de pañal y protege su piel con esta capa que lo cubre de adentro hacia afuera dejando que su piel respire.

Se adapta a los movimientos de tu bebé hasta por 10 horas y funciona hasta en bebés prematuros. Su fórmula tiene 0% parabenos, perfumes, conservadores y colorantes. Bepanthen®, pomada para rozaduras, es tu mejor aliada para la prevención y tratamiento de las rozaduras de tu bebé.

Agrégala a tu botiquín y deja que tu hijo disfrute y se divierta sabiendo que está bien protegido.