Según lo publica la Escuela de Salud Pública de Harvard, los niños deben realizar 60 minutos de actividad física incluyendo ejercicios para endurecer músculos y huesos por lo menos tres veces a la semana. Y el barré es conocido por dar estos beneficios y más. 

El Barre se distingue de otras actividades de acondicionamiento físico grupales por su uso de la barra de ballet y su incorporación de movimientos derivados del ballet.

Entrevistamos a Liz Michel, socia fundadora de R3levé,  un estudio y plataforma digital especializada en barre contra el fitness tóxico. 

Beneficios del Barre para niños

1.Postura:

“Los niños todo el día voltean hacia abajo… desde estar en el iPad hasta cuando lloran o algo les da vergüenza, siempre se joroban—no solo ellos, también los adultos—”, observa Liz.En barre se trabaja mucho la postura. A nuestras alumnas les decimos constantemente ‘junta escápulas’ y ‘ve hacia enfrente’. Entre más lo hagan, más le ayudará a cambiar sus hábitos y con eso proteger su espalda y evitar que se lesionen”, explica Liz. 

2. Manejo de emociones:

“En el ejercicio se liberan endorfinas. No sabes el desahogo que tienen mis alumnas después de clase. Nos hemos reído y llorado con las historias. Quizás los niños no lo alcancen a digerir por completo, pero hay un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard y del Hospital General de Massachusetts que evalúa la relación ejercicio/prevención de obesidad infantil. Vieron un aumento de sentimientos positivos, vitalidad y energía en el grupo de niños que realizaba actividad física 3 veces a la semana contra los que no. Así que el barré también les permite explorar sus emociones”, nos cuenta Liz. 

3. Divertido:

“En R3levé todos los pasos van al ritmo de la música. Siempre ponemos las que están de moda o las que nos hacen recordar buenos tiempos por eso se siente menos como obligación y más como algo emocionante”, menciona Liz. Así pueden trabajar resistencia, fuerza y flexibilidad sin darse cuenta, tres elementos importantes para la salud de un niño.

“En cuanto a las edades”, sugiere Liz, “lo recomiendo a partir de los 8, ya que tenga más control de su cuerpo. Típicamente las de 12 son las que mejor se desarrollan en el barré. Antes de la pandemia, tuvimos alumnas que venían con sus hijas, sobre todo en vacaciones y lo hacían muy bien”, asegura.

Sí, la plataforma está pensada para adultos, pero las instructoras están dando modificaciones constantemente para embarazadas o personas con lesiones, lo que permite ajustarlo al ritmo de cada alumna, ¡hasta la de las más pequeñas!  Además hay versiones de 30 y de 60 minutos que se ajustan a los diferentes niveles y tiempo en la agenda, por si todavía le queda mucha tarea por hacer. Lo importante es implantar el hábito en tus hijos y el barre es una gran manera de hacerlo.