Bien dicen que los perros son el mejor amigo del hombre, pero son seres vivos que también tienen temperamentos o que, en las manos inadecuadas, pueden ponerse violentos. Como nadie está exento de vivir un accidente, te decimos 5 pasos que debes seguir en caso de que un perro muerda a tu hijo.

¿Cómo reaccionar ante la mordedura de un perro?  

1. En primera instancia, no se recomienda que un niño se acerque a un perro desconocido y, sobre todo, que no tenga colocada su correa a pesar de que se vea muy amigable. Si el perro muestra actitud de agresividad, por ningún motivo permitas que el niño se le acerque y mucho menos que lo toque.

2. Es muy importante que sepas que, si el perro comienza a ponerse agresivo, es mucho más efectivo sujetar al perro de su correa y alejarlo del niño, que retirar al niño del perro pues el perro puede acercarse libremente al niño y seguir atacándolo.

En el caso extremo de ver al perro con intensiones de atacar, se recomienda que el adulto se interponga entre el perro y el niño. El tamaño del adulto podría disuadirlo y los expertos recomiendan manotear al aire y gritarle con firmeza al perro que se aleje (pero colocarse entre el perro y el niño si es posible). Un adulto podría soportar el ataque de un perro y defenderse con ambas manos, protegiendo zonas vitales (cuello y cara), un niño se vería más limitado. 

3. Si el niño ya fue atacado y las mordidas ocasionaron perdida de tejido y esto un sangrado abundante, la prioridad es contener el sangrado realizando presión directa sobre la herida (s) usando prendas de vestir, pañales, sabanas del niño si se contara con ellas. Lo ideal seria usar gasas de un botiquín de primeros auxilios para controlar el sangrado.

Importante que leas: Cómo solicitar un servicio de emergencia

4. Recuerda que, en Primeros Auxilios, la prioridad siempre será garantizar que el niño mantenga sus funciones vitales, es decir, que este ventilando y la presencia del pulso. Si el niño se encuentra llorando asumimos que si las tiene presentes, la segunda prioridad es detener los sangrados, si la herida es grave no trate de lavarla o desinfectarla la prioridad es trasladarlo a un hospital.

Si la o las heridas y el sangrado no son graves se debe lavar con agua y jabón si es posible, más que usar soluciones antisépticas. Indague, si no hay heridas graves, si el perro cuenta con sus vacunas correspondientes, solicitándole al dueño que lo compruebe con el carnet del perro. Si se trata de un perro callejero, no dudes en llevarlo al doctor y que lo vacunen contra la rabia.

5. Si la o las heridas son graves, recuerda que la prioridad es que detengas el sangrado, verificar que el niño respira y acudir al hospital de trauma más cercano. La hemorragia severa, lesiones en cuello y cara son las lesiones que ponen en riesgo la vida. 

Felipe Hernández
Director General de Grupo Salvando Vidas. Lic. en Enfermería y Obstetricia de la UNAM, miembro de la Cruz Roja Mexicana desde 1977. Instructor y Coordinador Regional del Curso PHTLS (Pre Hospital Trauma Life Support) en el Hospital Central Militar.
TW: @salvando_vidas
www.salvandovidas.com

Te dejamos una playlist de tutoriales de Primeros Auxilios para que sepas reaccionar en otros tipos de accidentes: