Cualquiera pensaría que la realeza tiene la vida resuelta, incluso la paternidad. Pero no cabe duda que esto no siempre es verdad, en especial después de que el príncipe Harry confesó cómo ha sido criar a sus dos hijos, después del alejamiento que tuvieron con la familia real británica.

En entrevista para la revista People, Harry explicó cómo ser padre ha impactado su experiencia en los Juegos Invictus. Aseguró que «cuando estaba en el ejército, me prometí a mí mismo que estaría fuera antes de tener esposa e hijos, porque no podía imaginar el dolor de estar separado tanto tiempo durante el despliegue, el riesgo de posiblemente lesionarme y la realidad de que la vida de mi familia podría cambiar para siempre si eso sucediera.

Además agregó que para su hija Lili “sus mayores prioridades son llevarle el ritmo a su hermano, dio sus primeros pasos hace unos días” y añadió “soy un padre orgulloso”. Harry también comentó lo importante que es para él enseñarles a sus hijos sobre la igualdad, tomando como ejemplo los Juegos Invictus.

“Le mostré a Archie un video de baloncesto y rugby en silla de ruedas de los Invictus en Sydney, y le encantó” añadiendo “Los niños entienden mucho, y verlo a través de sus ojos fue increíble porque es tan sincero y sin filtros”.

Con respecto a compartir la invitación a los Juegos Invictus con su pareja dijo “Siempre había querido compartir estos increíbles momentos con alguien especial, y tener a Meg a mi lado significa todo”. Finalmente concluiría con “nunca descansaré hasta que yo, como padre, al menos haya tratado de hacer del mundo un lugar mejor para ellos”.

Recordemos que anteriormente, Meghan Markle se sinceró sobre lo difícil que era se madre, en especial bajo el ojo de los medios.  De hecho comentó que «cualquier mujer -especialmente cuando está embarazada- es realmente vulnerable, así que fue un reto y luego cuando tienes un recién nacido… ¿sabes?… Especialmente como mujer, es mucho».