Si nadie te lo dijo: Para ser una buena mamá, necesitas AUTOCOMPASIÓN

¡Basta de sentirte culpable! Carmiña Ruíz, terapeuta, nos dice por qué debemos tener autocompasión como madres.