Por más noticias malas que leamos, escuchemos o leamos, siempre hay una luz que nos ilumina para esperar lo mejor para nuestros hijos y vamos por la vida cuidando que así sea, pero a veces, las situaciones nos alcanzan porque somos personas y somos falibles. En este contexto, el Covid llegó a mi casa y los seis nos contagiamos: dos adultos y cuatro niños menores de 12 años, y de esta dura experiencia, que citando a Gabriel García Márquez, “viví para contarla”, les comparto algunos consejos si a toda la familia le da Covid-19:

1. La culpa es un ingrediente que las madres cargamos casi desde que nos embarazamos, y la sentimos en muchas y diversas situaciones y el COVID-19 no es excepción, porque es muy difícil determinar cómo y cuándo sucedió el contagio y llegas a sentir que fue tu culpa (porque si un descuido, una salida innecesaria, un exceso de confianza, etc.), y no es así.

Aquí dos cosas vitales dentro de los si a toda la familia le da Covid-19. La culpa no te sirve de nada si te quita mucha paz mental que vas a necesitar para transitar la enfermedad propia o de tus hijos, o ambas. No hay culpa al menos que existe una negligencia clara, es un virus, es viralL, está en todos lados y NO discrimina, ni edad, ni horarios, ni sexo, el riesgo de contagio está ahí y hoy, en pico de pandemia, te puedes contagias.

Conoce: Post Covid-19 que puedes presentar hasta 6 meses después

2. La negación NO te sirve para nada, si hay síntomas, por leves que sean, asume que es COVID, hagan las pruebas necesarias (idealmente PCR) y confirmen o descarten, no pierdan tiempo que es vital. Dolor de cabeza leve o fuerte, escurrimiento nasal, tos, fiebre, dolor en el cuerpo, diarrea, dolor de oído, nausea, mareo, pérdida de olfato o del gusto, todo junto o por separado (todos reaccionamos distinto), son síntomas. No te esperes, la prueba te dice si es o no es el virus, y la prueba de antígenos puede dar un falso negativo.

3. Consulta especialistas de inmediato, esto puede hacer la diferencia entre un proceso leve, grave o de muerte. Llama a un experto en COVID. Un neumólogo, un internista, un intensivista, y un pediatra con especialidad en neumología. El COVID no lo atiende tu doctor familiar, ni tu nutriólogo o tu health coach. De este padecimiento todos los días hay nuevos descubrimientos, no te la juegues. Tenlo en cuenta si a toda la familia le da Covid-19.

4. NO te automediques, aunque sepas que tu hermano, que el primo de un amigo, que tu vecina o tu mamá se curó con “X”, es el médico quien dice qué y cómo, no saques lo que tienes en tu botiquín, no creas que solo el paracetamol lo cura o lo controla, no asumas que “X” o “Y” es normal, todo tiene que ser bajo indicación médica experta, no en el chat familiar, ni en el de las amigas. Los opinólogos tendrán buenas intenciones pero te puedes complicar la salud sin necesidad. Si está a tu alcance hazte los estudios que te pida tu médico, no los que te diga tu amiga. Procura tener una lista de contactos de emergencia.

También: Delta Plus: la nueva cepa de Covid-19 y su diferencia con la Delta

5. Sé consciente. Si si a toda la familia le da Covid-19 es necesario tener un aislamiento, incluso si son asintomáticos, no cabe yo me siento bien solo voy a la farmacia. Quédate en casa.

6. El miedo es algo que vas sentir muchas veces, recuerda que es una enfermedad sistémica e inflamatoria, no respiratoria, tienes que observar TODAS las reacciones de tu cuerpo y te lo digo, afecta la salud mental porque la ansiedad de no saber qué tanto va a empeorar o no es muy fuerte, pero por eso necesitas estar en manos expertas y seguir el tratamiento al pie de la letra. Si se trata de niños no puede ser “mejor que duerma luego le doy la medicina”, la recuperación requiere disciplina total. Hablen de sus emociones, de los miedos que cada quien tiene, no se lo guarden.

7. Pide ayuda a tu círculo cercano, con sana distancia o de preferencia cero contacto pero es agotador, si tienes que cuidar a otros y estás enferma es peor. Pide que te apoyen con comida hecha, o con pagar tus servicios, no salgas, o con resolver lo que se requiera fuera de casa. Dales a tus hijos los números de las personas que pueden ayudar a la familia y téngalos a la vista.

8. Calma y descanso: todo tu cuerpo se ve afectado y comprometido con el Covid-19 (no solo pulmones), necesitas descansar para que el cuerpo haga su defensa, medita, reza, ora, lo que te paz mental porque da miedo y mucho. Trata de distraer la mente en cosas simples que te hagan feliz y que no te alteren más. Esto es un buen tip si a toda la familia le da Covid-19.

9. Oxígeno: NO siempre es necesario pero si sientes que lo necesitas y puedes tenerlo, úsalo por intervalos, un concentrador es muy útil, considera al menos uno de 5 litros y que tu médico te indique como usarlo, la recuperación en los días de crisis es mejor. Recuerda que es un padecimiento que avanza y que puede complicarse en cualquier momento.

Revisa: Esto cuesta la hospitalización de niños por Covid-19 en México

10. Aliméntate aún si no tienes hambre, ganas, olfato o energía para hacerlo, el desgaste para el cuerpo es tremendo, come, si no logras hacerlo busca alimentos que sean versión líquida y bebidas con electrolitos, sobre todo si hay episodios de fiebre.

11. Duerme de costado o boca abajo, eso baja la presión del esfuerzo pulmonar, si es posible semisentados y ventilen la casa, sin corrientes de aire fuertes pero es necesaria la buena ventilación para bajar la carga viral.

12. Limpieza, usa productos desinfectantes en casa para superficies, baños, ropa, y cocina. Esto es básico si a toda la familia le da Covid-19.

13. Secuelas son muchas y distintas en cada persona y en los niños, aunque haya sido leve en síntomas o corto en tiempo una secuela se puede presentar inmediato o a las semanas o meses. Pon atención, después del COVID tienes que observar todo y consultar a tu médico: tos, dolor de cabeza, de garganta, de espalda, de cuerpo, debilidad, cansancio, mareo, flemas, irritación de la piel, inflamación, fiebre, caída de pelo, falta de concentración. Se han identificado más de 50 secuelas distintas.

14. Rehabilitación pulmonar: es probable que se requiera aún sin haber presentado neumonía. Hay recursos en YouTube de videos de la UNAM, de clínicas expertas y es sencillo pero se requiere disciplina, el ejercicio POST COVID también es vital para recuperar condición respiratoria, cardiaca y no perder masa muscular. Poco a poco bajo las indicaciones de tu médico.

15. CONSULTA POST COVID aquí no aplica “ya la libramos” next, NO, requiere seguimiento a las tres semanas, al mes y luego cuando tu médico lo indique. Si hay niños y adolescentes tienes que poner mas atención y librado el cuadro llevarlos con su pediatra para regresarlos a su mejor estado de salud. El riesgo de volver a contagiarte existe NO te vuelves inmune por haber tenido COVID, y las nuevas cepas son otra cosa, NO te confíes.

Por otro lado: Lo que debes saber de la variante Delta de Covid-19 a los niños

Algunos consejos prácticos: No es vivir con miedo, es prevención absoluta (lo que está en nuestras manos).

-Vacúnate: la vacuna no impide el contagio, pero si puede salvarte la vida.

-Recursos: es un padecimiento caro de tratar, si te es posible investiga si tu seguro médico lo cubre y hasta donde, requisitos y todo. Si está en tus posibilidades contrata un seguro que lo haga. Si no tienes seguro, procura tener un ahorro disponible que NO toques, solo para caso de enfermedad.

-Botiquín: ten en casa (si o si) un oxímetro, un termómetro, un baumanómetro, antipiréticos, las cartillas de vacunación actualizadas de tu familia, las fechas de tu vacuna COVID y dosis, las tallas (estatura) y peso de cada una de las personas de tu familia (es la referencia para ajustar las dosis de los medicamentos. Asegúrate de NO tener deficiencias de vitaminas D, C, E, hierro, magnesio.

-Identifica comorbilidades y contrólalas: no es un momento en que quieres tener sobre peso, hipertensión, diabetes, ser fumador, o cualquier condición de salud que puedas cambiar desde ya. Tener una o más también hace toda la diferencia en la recuperación.

Lista de contactos: ten los datos de servicios a domicilio básicos: súper, comida, farmacia, servicios. Otra lista con datos de hospitales COVID cercanos, de análisis clínicos, servicio de ambulancia y renta de oxígeno o de concentrador. NO sobra y cuando la necesitas ya la tienes.

-Coman sano y tomen agua: antes, durante y después del COVID. Saca de tu alacena los alimentos procesados y elige la comida de verdad (frutas, verduras, derivados lácteos, alimentos de todos los grupos, probióticos, fibra, prebióticos y súper alimentos) y mínimo tomen 2 litros de agua al día (café, té, y bebidas preparadas NO cuentan), bájale al azúcar y a las harinas.

Lavado de manos, uso de cubrebocas y gel antibacterial: aún en casa si hay COVID es necesario, la carga viral de cada uno es distinta, exagera en estos cuidados.

Los niños y jóvenes sí se contagian, sí se ponen graves y sí pueden perder la vida. No bajen la guardia, nuestros hijos son nuestra responsabilidad.

Sé por experiencia propia que estamos cansados, que los niños pueden ya estar incluso afectados en sus emociones por el encierro, que ya nos urge hacer vida normal, pero NO es el momento aún. Si ya te vacunaste GRACIAS; si no, hazlo POR FAVOR. Si ya esperamos tanto, podemos esperar un poco más, esto sí es de vida o muerte y sin salud no hay nada.