fbpx

La semana 11 del embarazo

¿Sabías que a la semana 11 del embarazo tu bebé ya tiene el tamaño de un limón? Te contamos más sorpresas que debes esperar en esta etapa.

Es la semana 11 del embarazo, estás a nada de terminar tu primer trimestre y muchas cosas emocionantes están sucediendo en tu cuerpo y con tu bebé. Sigue creciendo a pasos agigantados, ya mide casi 4 centímetros y pesa 8 gramos. Es como un limón verde o lima. Se ve un poco raro porque su cabeza tiene prácticamente el mismo tamaño que su cuerpo, pero eso va a cambiar muy pronto. Tiene todavía 6 meses y medio para seguir creciendo y desarrollando sus brazos, sus piernas, sus deditos y cada una de las partes de su cuerpo y su cabeza que lo hacen único.

Las sorpresas que te espera la semana 11 del embarazo

A la semana 11 del embarazo, tu bebé ya tiene orejas casi completas. Sus manos y pies se ven humanas, ya no como de ranita, con membranas. En su boca hay una pequeña lengua y un paladar. Si es niña, ya está formando sus ovarios.

Dentro de tu útero, tiene espacio para nadar y moverse. Tu bebé ya se echa marometas y se estira. Te sorprenderá saber que su piel todavía es traslúcida, y podrías ver sus huesos a través de ella. En unas semanas, será más opaca y más gruesa, y estará lista para salir del líquido amniótico. ¿Sabes que aunque está sumergido en agua, la piel de tu bebé no está arrugada como cuando tu te mojas?

La piel de tu bebé tiene una capa de grasita blanca que se llama Vernix Caseosa. Durante su estancia en tu panza, está cubierto de esta grasita que protege su piel de infecciones y para que no se arrugue o desgarre por la humedad. Conforme va avanzando el embarazo, se hace más delgada, pero no desaparece. En el alumbramiento, ayuda a lubricar el paso de tu bebé por el canal de parto y lo ayuda a regular su temperatura cuando nace.

Para la semana 11 del embarazo, tu útero ha crecido un poco más, pero todavía puedes entrar, con esfuerzo, en tus jeans. Nuestra vieja amiga la progesterona se lleva esta medalla: está relajando muchos tejidos suaves de tu cuerpo, lo que te inflama y ya sabes, te causa gas.



Libro 90 respuestas claras para mamás novatas.

Recuerda que estás dedicando una gran porcentaje de la energía de tu metabolismo en formar a tu bebé y darle sostén dentro de ti para que se desarrolle. Es natural que estés ¡agotada! aunque sientas que no has hecho nada.

Algunos estudios sugieren que tu cuerpo gasta 85,000 calorías en promedio para sostener un embarazo. La Organización Mundial de la Salud considera que se necesitan entre 200 y 300 calorías diarias de energía extra para que tu bebé y la placenta se desarrollen, y para que tu cuerpo se adapte a tener un hijo.

Pero eso no quiere decir que tienes que consumir esas calorías además de lo que normalmente comes. El cuerpo es fascinante. ¿Ese cansancio que te domina? También puede ser una forma de guardar energía para usarla en tu embarazo. Si comes de más, vas a ganar más peso del deseado, como lo comprueba un estudio publicado por los National Institutes of Health de Estados Unidos. El secreto es que elijas el valor nutricional de lo que comes y no su aportación de calorías.

Tu cuerpo es fascinante y durante la semana 11 del embarazo, también te ha de parecer extrañísimo, como el de un alien. Tus senos están irreconocibles, te duelen partes del cuerpo que no conocías y el mundo lo percibes muy diferente, porque tus sentidos del olfato y el gusto están alterados. ¿Quieres saber qué otros cambios extraños y sorprendentes tendrá tu cuerpo en estos meses? ¡Acompáñame en el count down de los 9 cambios más extraños de tu cuerpo.

La frecuencia cardíaca aumenta durante el embarazo de 10 a 20 latidos por minuto y alcanza su nivel máximo en el tercer trimestre. Hay mucha más sangre que bombear y todo tu organismo, incluido tu corazón, está colaborando. Esto es normal en la semana 11 del embarazo.

Es increíble la capacidad que tiene tu cuerpo de solucionar todo lo que va haciendo falta durante tu embarazo. Los músculos de tu abdomen, llamados músculos rectos, pueden llegar a separarse para permitir el crecimiento de tu vientre. Esta condición se conoce como diastasis recti abdominis, la cual sucede hacia el final del embarazo. Más de dos terceras partes de las mujeres embarazadas conservarán esta separación de los músculos después del nacimiento del bebé.

Es una etapa muy emocionante, pero no necesariamente el periodo más cómodo de tu vida. No tienes que fingir que estás encantada cuando no te aguantas ni a ti misma. Cada cambio por el que tendrás que pasar, demandará mucho de ti, de tu energía y tus pensamientos. Pero eso no debe preocuparte, porque tu cuerpo está preparado para la maternidad, está acondicionada para dar vida.

Así que ama tu cuerpo, presume tu panza, tus caderas, tu cara radiante, y tu melena. ¡Estás más guapa que nunca!

También lee:
→La semana 9 del embarazo
→La semana 8 del embarazo
→La semana 7 del embarazo

Comparte esta nota

Más sobre este tema

Qué te pareció esta nota

5 / 5. 2

TAGS: