Existe una gran cantidad de medicamentos que la mujer embarazada no debe ingerir, untarse ni inyectarse durante todo su embarazo, incluso algunos medicamentos de origen natural, como el árnica, también pueden ser riesgosos. “El árnica en las últimas semanas del embarazo está relacionado con una falla cardiaca en el futuro bebé, por ello, ninguna mujer en estado de gestación deberá usar ningún medicamento recomendado por su ginecólogo”, explica el doctor Jesús Luján Irastorza, director de Fundación Pronatal.

Riesgos de los medicamentos

Por su parte, el ginecólogo Jesús Omar Amador Casillas, explica que existe una clasificación de riesgo de acuerdo al tipo de medicamento y las semanas de gestación:

Categoría A: Los estudios no han demostrado un aumento en el riesgo de anormalidades fetales en ningún trimestre del embarazo.

Categoría B: Los estudios realizados en animales no han demostrado riesgo fetal, pero no hay estudios adecuados, ni bien controlados, en mujeres embarazadas; o bien, los estudios en animales han mostrado un efecto adverso, pero los estudios realizados en mujeres embarazadas no han podido demostrar riesgo sobre el feto en ningún trimestre del embarazo por eso el uso de estos medicamentos se acepta, generalmente, durante el embarazo.

Categoría C: Los estudios realizados en animales han demostrado efectos adversos en el feto, pero no hay estudios adecuados, ni bien controlados, en mujeres embarazadas, o bien no se han realizado estudios en animales, ni existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Estos medicamentos deben ser administrados solamente si el posible beneficio deseado justifica el riesgo potencial en el feto.

Categoría D: Los estudios controlados y observacionales realizados en mujeres embarazadas han demostrado un riesgo para el feto. Sin embargo, el beneficio de su uso en mujeres embarazadas puede aceptarse a pesar del riesgo. Por ejemplo, si la vida del paciente está en riesgo o en enfermedades graves para las cuales los medicamentos más seguros no pueden usarse o son poco efectivos.

Categoría X: Los estudios controlados y observacionales realizados en animales o en mujeres embarazadas han demostrado una clara evidencia de anormalidades o riesgo para el feto. El riesgo de la utilización del medicamento en la mujer embarazada sobrepasa claramente cualquier posible beneficio. El medicamento está contraindicado en la mujer que está o que puede quedar embarazada.

Te recomendamos leer: El Código Mater para salvar la vida de las embarazadas y del bebé durante el parto 

¿Cuáles son los medicamentos más peligrosos en el embarazo?

Atorvastatina, estradiol, estrógeno conjugado, finasteride, flurazepam, fluvastatina, isotetrinoina, lovastatina, misoprostol, nandrolona, raloxifeno, simvastatina, vacuna vs parotiditis, entre otros.

¿Cuáles son los riesgos más severos?

Malformaciones en el desarrollo de los órganos del embrión, crecimiento alterado, malformaciones incompatibles con la vida, amenazas de parto e muerte fetal intrauterina. En el caso de la mujer, también existen riesgos entre los que se encuentran: reacciones adversas a medicamentos, anafilaxia, estados hipertensivos del embarazo, calcificaciones placentarias, lesión renal, enfermedades autoinmunes asociadas a fármacos como lupus o anemia severa.

“Es muy importante que la mujer que busca un embarazo no ingiera ningún tipo de medicamentos 2 meses antes de la implantación, así como también evitar la ingesta de alcohol, cualquier tipo de drogas recreativas e incluso, tratamientos para el acné o la pérdida de peso”, recomienda Luján Irastorza.

También lee: ¿Qué es la Técnica Bosch y por qué podría salvar la vida de una embarazada? 

¿Le puedo dar medicamentos genéricos a mi hijo?

Baño de hierbas posparto, ¿para qué sirve?