Es importante que sepas que después del parto, hay muchos cambios. Pero no solo están relacionados con la crianza y la maternidad, sino que también tu cuerpo se modificará.

“Existen cambios fisiológicos que se van dando conforme avanza el embarazo desde físicos, hormonales, inmunológicos, metabólicos y hematológicos, etcétera. El 90% de estos cambios revierten a las 6 semanas tras el parto. Sin embargo, hay cambios que se pueden mantener posterior al parto”, explica el ginecólogo-obstetra Jesús Estuardo Luján Irastorza.

5 cambios que le pasarán a tu cuerpo después del parto

Si bien cada mujer tiene un cuerpo diferente y se recupera utilizando diversas herramientas (como el ejercicio, la nutrición, el estilo de vida y demás). Estos son algunos de los cambios que se quedarán:

1. El peso: En la mayoría de los embarazos hay un aumento paulatino del peso para mantener las reservas de energía en el bebé y en algunas mujeres les cuesta mucho trabajo recuperar su talla. De allí, la importancia de llevar una dieta adecuada.

2. Pigmentación de la piel: Existen zonas corporales que son dependientes de hormonas y estimulan a los melanocitos (células encargadas de dar pigmentación a la piel). De esta manera las axilas, los pezones, “línea alba”, localizada en el abdomen, los genitales externos e inglés así como también la cara. Se pigmentan de un color más oscuro.

3. Modificación de la textura de la piel abdominal: La presencia de estrías abdominales y en mamas tienen una permanencia importante posterior al embarazo. Es decir, hay modificaciones en la textura de la piel abdominal, quedando ligeramente mas flá

4. Caída del cabello: Las hormonas caen drásticamente después del parto y ello genera una caída importante de la cantidad de cabello. Más de 100 por día de pierden, de allí que sea importante acudir con el dermatólogo para que recomiende un tratamiento capilar.

5. Exceso de sudor: También por las hormonas, el cuerpo femenino sufre un exceso de sudor e incluso sofocos, que se incrementa si vives en un clima caluroso. Por ello, se recomienda mantener la casa templada y estar bien hidratada.

Te recomendamos leer: Deep latch: la técnica para aliviar los pezones adoloridos y sangrantes 

¡Ojo con los cambios de graduación de los lentes!

Por su parte, la ginecóloga-obstetra, Cintia Mejía García, directora del programa de donación y preservación de la fertilidad en UR Crea, Medicina Reproductiva, explica que la córnea y el cristalino, son dos estructuras oculares que pueden cambiar su grosor por la retención de líquidos dando lugar a modificaciones en la agudeza visual. “Estos cambios generalmente son temporales y tras 2 o 3 meses después del parto, tienden a normalizarse”, precisa la entrevistada para Bbmundo de forma exclusiva.

Al respecto, Jesús Omar Amador Casillas, médico en clínica Pronatal, advierte que durante el embarazo y por lo cambios hormonales puede haber un poco de perdida de la visión, que puede ir acompañado de ojo seco y visión borrosa, sin embargo.

¿Cómo prepararnos para esos cambios?

“Es de vital importancia que la mujer esté acompañada e informada sobre los cambios que van a suceder tras el nacimiento de su bebé. La mujer gestante está embarazada y nada más, no debe considerarse como una paciente enferma. Muchas veces las presiones familiares o sociales sobre lo que puede o no hacer, les generan mucha ansiedad que no es benéfica para el embarazo”, puntualiza la ginecóloga Mejía García.

Por su parte, Luján Irastorza advierte que los hábitos higienico-dietéticos y de suplementación son sumamente importantes para que estos cambios no se produzcan en una condición que pudiera incomodar a la mujer.

Señales de alarma de tu cuerpo

Los datos de alarma tras el parto o cesárea y por los cuales se recomienda acudir de forma inmediata a urgencias son:

– Inflamación de manos, pies o cara acompañados de dolor de cabeza, visión borrosa o zumbido de oídos.
– Sangrado vaginal abundante con duración de más de un mes o fétido.
– Enrojecimiento de la herida quirúrgica en caso de cesárea.
– El cabello quebradizo y opaco.
– Uñas quebradizas y manchadas
– Senos enrojecidos, dolorosos y con aumento anormal de tamaño.
– Dolor, hinchazón, enrojecimiento y cambios de temperatura en alguna de las piernas

Ante cualquiera de estas señales acude de inmediato con tu ginecólogo. “Existen diversos cambios que son normales durante el embarazo, que hasta cierto punto pueden llegar a ser incómodos en la mujer, sin embargo la gran mayoría ellos son reversibles posterior al parto ya que el estímulo hormonal disminuye, y en base a los cambios que pudieran ser permanentes o bien que tardan más en revertir existen diversos métodos o hábitos para lograr una regresión completa o casi completa”, precisa Luján Irastorza.

9 cosas que nadie dice del sexo después del parto

¿Por qué me duelen los pezones?