fbpx

,

¿Qué pasa si un recién nacido aspira meconio al nacer?

Cuando el recién nacido “respira” el meconio se le pueden obstruir total o parcialmente las vías respiratorias. ¿Cómo evitarlo?

El síndrome de aspiración de meconio (SAM) es una de las complicaciones respiratorias más graves que afecta a los recién nacidos de término y postérmino. “Se produce como consecuencia del ingreso de meconio en la vía aérea, durante un episodio de asfixia perinatal, lo que ocasiona un cuadro de dificultad respiratoria en el neonato y aumento del riesgo de morbimortalidad neonatal”, explica el médico experto en materno-fetal, Roberto Hernández-Ramos, coordinador de la Clínica de Medicina Materno Fetal de Pronatal.

¿Qué es el meconio?

La palabra meconio deriva de la palabra griega “mekonion”, que significa “juego de amapola”. El meconio está compuesta por: 80% agua, así como restos de líquido amniótico deglutido, material de descamación, secreciones gastro-intestinales, enzimas pancreáticas, ácidos grasos libres, porfirinas, interleucina, biliverdina, albúmina y fosfolipasa.

“La aspiración del meconio suele presentarse en recién nacidos de término o postérmino principalmente, aunque hay que precisar que el meconio se produce desde el tercer trimestre de gestación”, indica Hernández-Ramos.

¿Qué pasa si el bebé respira el meconio?

En primer lugar, el meconio se adhiere en las vías aéreas terminales y produce dos tipos de obstrucciones:

1.Parcial: El meconio provoca atrapamiento aéreo e hiperinsuflación (pulmones aireados) de los campos pulmonares, que puede resultar en un neumotórax o colapso pulmonar. También es común el neumomediastino (aire en el mediastino que es el espacio en medio del tórax entre los pulmones y alrededor del corazón.) y/o enfisema pulmonar.

2.Total: Si la obstrucción es completa, la presencia del meconio produce atelectasias o s un colapso completo o parcial del pulmón entero o de una parte.



Libro 90 respuestas claras para mamás novatas.

También lee: Síndrome del torniquete: riesgo de amputación de los dedos del bebé

 

En segundo lugar, el meconio interfiere con acciones protectoras que recubren el pulmón. Ello, produce lesiones graves del tejido pulmonar e inducción a la apoptosis que es tipo de muerte celular en la que una serie de procesos moleculares en la célula conducen a su muerte.

¿La cantidad de meconio es proporcional al daño y las secuelas?

Sí, afirma Roberto Hernández-Ramos, coordinador de la Clínica de Medicina Materno Fetal de Pronatal, ya que dependiendo de la cantidad de meconio aspirado, puede inactivar la totalidad del factor surfactante, afectar los neumocitos o disminuir los niveles de proteínas de surfactante tipo A y B, y provocar un cuadro de dificultad respiratoria grave.

“Las consecuencias más comunes del SAM son dificultad respiratoria, inflamación de los pulmones e hipertensión pulmonar. Por ello, hay que mantener la oxigenación y la tensión arterial (TA) en valores óptimos. Además, la administración de oxígeno es el pilar del tratamiento en estos pacientes. Ya sea mediante presión positiva y oxígeno suplementario o mediante intubación y ventilación mecánica”, recomienda el experto.

El monitoreo es la clave

“Es muy importante monitorear a todos los bebés antes de nacer, pero espacialmente a aquellos que tenga líquido amniótico meconial, debido al riesgo de asfixia neonatal o SAM”, puntualiza Hernández-Ramos.

Además “se recomienda realizar la aspiración de la orofaringe antes de la salida de los hombros, en el momento del parto. Y siempre hay que evitar el sufrimiento fetal a como de lugar”, advierte.

Te recomendamos leer estas notas:
→¿Cómo reconocer cuando tu bebé tiene un cólico?
→Leche de brujas: ¿Por qué mi bebé tiene leche en su pecho?
→Los 7 reflejos primitivos de un bebé que revelan su madurez neuronal

Comparte esta nota

Más sobre este tema
,

Qué te pareció esta nota

5 / 5. 1

TAGS: