¿Sabían que en América Latina 4 niños son abusados sexualmente por minuto, es decir 1 niño cada 15 segundos? Estas cifras son alarmantes, pero lamentablemente son una realidad. Para erradicar estas cifras arrojadas por la OMS, entrevistamos a una experta en el tema que seguramente ubican perfectamente, ella es Regina Novelo, Educadora en Sexualidad Humana y experta en Terapia Breve Sistémica, además de ser coautora de cinco cuentos infantiles.

Todo sobre el abuso sexual infantil y cómo evitarlo

¿Qué es abuso, abuso sexual y violación?

La experta comenta que cuando estamos hablando de abuso no necesariamente tiene que haber penetración, en ano, vagina o boca. Cuando hay una penetración se habla de violación. Cuando se habla de abuso, hay una gran gama de conductas sexuales donde se utiliza al menor para que el abusador se excite.

Esto puede ser: el acoso, el hostigamiento, tener lenguaje sexual con el menor, ponerlo a ver pornografía, tener relaciones sexuales frente a él o tocamientos en su cuerpo, que no son adecuados a su edad.

El abuso puede ser una relación vertical, es decir donde la persona que es mayor está en una relación de poder. El adulto utiliza al menor para excitarse a sí mismo, al niño o utilizar la mirada del menor para excitarse.  Aunque también puede llevarse a cabo por un menor de edad a otro.

Por otro lado: ¿Qué es la educación sexual integral y la importancia en la vida de tu hijo?

¿Por qué hay tantos niños abusados en América Latina?

Hay muchos factores, entre ellos puede ser la falta de información; por ejemplo no saber que con solo hablarle de sexo o haberse masturbado enfrente del menor está ocurriendo un abuso sexual. Esto se debe a que incluso nosotros como adultos no recibimos esta información y nada respecto a la sexualidad.

Además vivimos en una sociedad machista donde se avala la agresión por parte del hombre a la mujer y por parte de los mayores a los niños, también la obediencia a ciegas «el calladita te ves más bonita» «como niño no seas chillón o cobarde». Entonces todos estos estereotipos también contribuyen a que el índice sea alto.

Es necesario ofrecer educación sexual integral donde el niño adquiera habilidades para la prevención del abuso sexual y tener habilidades sociales que le ayuden a identificar situaciones de riesgo donde sepan pedir ayuda y poner un alto.

¿Es cierto que los principales abusadores se encuentran en el círculo familiar?

Sí, el abuso según las estadísticas, en un 80% de las veces por alguien del círculo cercano. No necesariamente por un familiar, pero si hablamos de las estadísticas, dentro de los porcentajes más altos: los abuelos, los primos y los tíos. Pero pueden ser personas que se ganen la confianza del niño, que irán observando sus necesidades y que irán entrando en ese huequito que dejan los  cuidadores a través de la confianza para atrapar al menor hasta que se concrete el abuso.

Revisa: «Anita quiere gritar», el desgarrador cuento sobre abuso sexual para adolescentes

Esto es común porque nadie se va a imaginar que alguien de nuestro círculo de la confianza, nos dañe. En especial en los niños menores de 7 años que no saben esta tonalidad de grises, que no saben si hay buenos o malos. No tienen esta capacidad de decir «Fulano de tal que siempre es lindo y cariñoso conmigo, está cometiendo abuso», no lo saben ni logran pensarlo.

Además en esta etapa viven en el egocentrismo y los niños se sienten responsables de todo. Ellos piensan «yo me porté mal, me lo merezco y debo hacerlo para que no se enoje el adulto». Ya los mayores de 7 pueden identificar que una persona buena hace algo malo, pero no logran asimilar que esas personas tan significativas puedan hacerles daño. Por eso entre más cercana sea la relación entre el menor y el abusador, más difícil será identificarla y superarla.

¿Qué consecuencias tiene el abuso a largo plazo?

Definitivamente es una experiencia traumática que va atentar contra la integridad física y psicológica de una persona. Ya en la vida adulta, son personas que pueden tener problemas para establecer relaciones porque finalmente se rompió su confianza básica.

En su sexualidad puede verse afectada, incluso pueden ser personas muy activas sexualmente que incluso caen en la promiscuidad y hay otros que se van al extremo y no disfrutan su sexualidad.  También puede presentarse depresión y bajo rendimiento escolar o profesional. Por eso es importante acudir a terapia.

También: ¿Cómo enseñar a tus hijos a cuidarse del abuso sexual?

¿Cómo identificamos si nuestros hijos han sido abusados?

Entre más pequeño es más difícil, generalmente los parámetros con un menor como un bebé aunque también aplica con cualquier menor, es cuando observamos:

*Ropa manchada

*Secreciones extrañas

*Infecciones urinarias

*Golpes o moretones

*Desgarros anales o vaginales

*Cualquier daño físico

Emocionalmente hablando también hay muchos parámetros. Pero la verdad es que nadie conoce a sus hijos como uno mismo, por eso cuando hay cambios en la conducta como: terrores nocturnos, cuando era confiado  y se volvió desconfiado, cuando tenía buen apetito y come mucho o nada. Son cambios que vamos observando de manera constante no de un día. Si tiene miedos de ir a ciertos lugares como visitar al tío o a la escuela, pero de manera constante y que se presenta angustia. Si empieza a mojar la cama cuando ya había controlado esto.

Conoce: ¡Atención papás! Esto también es abuso sexual

También si por empiezan a presentar interés más allá del natural, sobre cuestiones sexuales. Cualquiera de estas señales podrían presentarse por otras cuestiones como un divorcio o acoso escolar escolar. Es decir, las emocionales pueden crear una sospecha pero siempre hay que consultar con un experto.

Cabe aclara que cuando nuestro hijo lo confiesa, siempre hay que creerle porque un menor no puede inventar algo que no está en su mente. También cuando el menor repite conductas que son solo de adultos, ya sea con otro menor o un adulto. Por ejemplo, si le solicita a alguien más que le haga sexo oral, puede ser que lo haya vivido o visto. De igual forma cuando repite movimientos sexuales o se introduce en la vagina o el ano, ciertos objetos. Estas son señales claras de que sufrió un abuso.

¿Cómo lo prevenimos?

A partir de los dos años en adelante podemos hacerlo. Lo más importante es que tenga la capacidad de relatar lo que está pasando, aunque claro, lo ideal es prevenir para que no pase. Sin embargo una vez que ya pasó lo ideal es detectarlo para evitar que se prolongue porque puede ser por años.

Nuestro primer objetivo es que el abuso no suceda, pero si ya pasó, que tenga la habilidad de hablarlo. En el caso de los niños de preescolar no tienen la capacidad para saber qué. conductas son adecuadas o no. Por ejemplo, podemos ir trabajando:

1.Nombrarle correctamente a los genitales. Para que si alguien los toca, digan exactamente qué parte les tocaron.

2. Enséñale qué partes de su cuerpo son privadas y cuáles son públicas a la vista. A los 4 años ya lo tienen que haber dominado, aunque puede variar.

3. Explicarle qué adultos sí pueden tocarlos: papás al bañar, doctor en revisión exclusiva y con un adulto. Pueden revisar o limpiar pero no acariciar.

En niños de primaria ya se puede agregar…

4. Enseñarles qué es incómodo y cómodo. Si te jala el cabello, es incómodo. Si te da un beso en la mejilla, es cómodo.

5. ¿Qué se hace en privado y en público? Privado: hacer pipí, cambiarse la ropa. Cantar es público.

6. Que hay secretos buenos y malos. Que hay caricias que son adecuadas o inadecuadas, que hay cosas que puede vivir con alguien de su edad. Hay más habilidades para mayores de 7 que incluso ya se les puede decir claramente qué es abuso.

Además: ¿Cómo actuar si mi hijo sufrió abuso sexual?

¿Cómo los ayudamos si identificamos que algo no está bien?

Lo más importante es entender que los niños no mienten y debemos creerle. Evitar frases como:

«¿En serio?»
«Tu tío jamás haría eso»
«No es posible»
«¿Qué hiciste tú para provocarlo?»
«¿Por qué no lo dijiste?»
«¿Por qué no pusiste un alto?»

Es importante decirle que no es su culpa, porque nunca es culpa del niño. Incluso aunque el menor se haya metido sin permiso en casa del vecino y éste abusó de él. Aunque un menor se desnude frente un adulto, él jamás tiene la culpa.

Hacerle entender que harás todo para que no vuelva a pasar, que lo vas a ayudar poniéndolo en contacto con una persona que lo ayude  a sanar su corazón, que estarás con él en todo proceso y que vas a apoyarlo. Cuando un niño calla, es por miedo a la reacción de sus principales cuidadores. 

¿Cuáles son las consecuencias de no acudir a terapia?

Debemos acudir con un especialista en abuso sexual, no puede ser cualquier psicólogo o terapeuta. Con esto podrá tener salud sexual, es decir a nivel emocional, mental y en su cuerpo, con esto podrá vivir una vida sexual plena cuando sea el momento correcto.

Por otro lado: Círculo de caricias, opción para evitar el abuso sexual infantil

NO lo obligues a dar besos

Es la base principal de abuso. Si no respetas lo que tu hijo siente y lo obligas, le estás mandando el mensaje de que cualquiera puede irrumpir en sus deseos. Cuando los obligamos, utilizamos las mismas herramientas de un  abusador: chantaje, soborno y amenaza, para conseguir abrazos y besos. Lo normalizamos y cuando llega el abusador, para el niño es normal que lo obliguen.