fbpx

La polémica de la venta de leche materna

Este 2024 empezó con un nuevo escándalo respecto a la venta de leche materna. Y todo es porque se volvió a viralizar el tema de los «vampiros blancos».

lactofilia leche materna

Crédito: STOCK

Este 2024 empezó con un nuevo escándalo respecto a la venta de la leche materna. Y todo es porque se volvió a viralizar el tema de los «vampiros blancos», los hombres que practican la lactofilia y que desde hace años causan polémica en la web.

¿Qué es la lactofilia? En términos generales y puntuales, es una parafilia, o fetiche sexual, caracterizada por una fuerte atracción sexual por la lactancia materna, la leche materna o los senos lactantes.

¿De qué está hecha la leche materna? ¡Hablemos de nutrientes!

Las personas con lactofilia pueden experimentar excitación o gratificación sexual por actividades relacionadas con la lactancia, como amamantar o ver los senos lactantes.



Libro 90 respuestas claras para mamás novatas.

Pero, lo que ha asombrado a las redes sociales y en particular a consultoras de lactancia de muchas partes del mundo es el tema de la venta de leche materna, ¿ustedes lo harían?

La venta de leche materna ¿por fetiche?

Si por sí sola mencionar la lactofilia ya causa un sinfín de debate cultural-social, una reciente investigación sobre el tema salió en El Periódico, un diario español que abrió el debate entre consultoras de lactancia, mujeres embarazadas y comunidades de mamás.

El tema es: hay hombres que pagan hasta 80 euros por lactar 30 minutos de una mujer.

Incluso, conocidos como «vampiros blancos» buscan a mujeres que se les conoce como «nodrizas» y quienes venden su leche después del posparto e incluso durante él, porque la leche es «de mejor calidad».

En dicho reportaje se especifica que, el modus para la venta de leche materna es de la siguiente forma:

«Buscan, seleccionan, pagan y escriben a la perfección sus reclamos: «Busco una chica que esté lactando para probar y beber directamente del envase». Esteban es uno de ellos. Es lactófilo y forma parte del batallón de vampiros que invaden la red»

Además, esto no es precisamente un tema de acto sexual, es un fetiche que escandalizó a las redes sociales y más porque se asegura, se lucra con la leche materna. De hecho, el coste por sesión con la «nodriza» suele ser 80 euros por 30 minutos y se le paga directamente a ella.

Extra a ello, sus hijos no deben tener más de 8 meses de nacido, para que «la producción» sea de calidad.

Las mujeres que venden leche materna

Si el tema de la lactofilia ya era suficientemente aterrador y polémico, el mismo reportaje exhibe la postura de las mujeres y cómo hacen negocio con su leche materna.

«Soy una madre con un bebé de seis meses que toma la misma leche, está súper sano. Mi alimentación es muy buena, no fumadora y no bebo alcohol”. «Vendo excedente de leche de muy buena calidad». 

El caso más viral y polémico

En 2020, el diario La Razón publicó una nota en la que exponía cómo una asesora de lactancia había recibido un mensaje en el que un usuario de redes sociales le preguntaba si conocía a alguien que pudiera ofrecerle leche materna.

¿La razón? «mi madre no pudo darme el pecho y no tuve la oportunidad de crear las defensas tan importantes que se deben desarrollar en la infancia»

Es más, el mismo artículo hablaba a fondo de cómo es que en algunos casos es normal recibir estas peticiones, pero la gran diferencia es cuando ya tienen un contexto ofensivo.

La petición puede ser la que yo he recibido u otras más personales relacionadas con el bebé y sobre cómo son sus tomas. Pero si estas preguntas no se hacen dentro de un contexto sanitario, y especialmente si es alguien a quien no conocemos, y de pronto pasan a ser más personales relacionadas con tus sensaciones durante el amamantamiento, o las de tu pareja… ¡desconfía! Más vale estar alerta que llevarte luego un susto

Comparte esta nota

Más sobre este tema

Qué te pareció esta nota

5 / 5. 1

TAGS: