La pandemia dejó huellas en los niños, ahora nos toca como padres, familia, profesionales de la salud, maestros y sociedad en general en ayudarlos en su recuperación y adaptación. Sin embargo, para entenderlos es necesario conocer cómo es el control emocional de los niños según su edad.

¿Por qué es importante el control emocional de los niños?

Por eso me gustaría hablarte sobre cómo funciona la autorregulación (si es una palabrita muy rara), y cómo va transformándose de acuerdo a su edad y cómo los puedes entender mejor, ya que cada niño es diferente.

Vamos por pasos, primero ¿qué es la autorregulación? Es la capacidad de los seres humanos para calmarse a sí mismos, poder manejar los afectos, aún en situaciones complicadas y cada persona tiene esta maravillosa capacidad, pero hay factores que influyen en su formación: la etapa del desarrollo del niño y además el estilo de apego que forma con mamá y papá.

Te voy a platicar como va evolucionando el control emocional de los niños y cómo repercute en sus conductas dependiendo su edad:

A los 3 meses el bebé va regulando sus funciones homeostáticas: sueño, comienza a distinguir día y noche, el llanto, es capaz de calmarse con mayor facilidad.

Para que un bebé pueda ir adquiriendo esta capacidad, es importante que mamá y papá lo calmen y respondan de forma afectiva a sus necesidades.

-Entre los 3 y 4 meses hay cambios en sus patrones de su actividad cerebral, ahora comienza a intercambiar vocalizaciones y miradas. Esto es uno de los puntos importantes en el control emocional de los niños.

-Entre los 9 a los 18 meses, el niño se interesa en otros niños, se da cuenta que hay un mundo y puede relacionarse. Puede iniciar a controlar sus emociones, además muestra sus habilidades como caminar, hablar, jugar.

-A los 2 años aprende a controlarse, esperar sus turnos, pero también aparecen los berrinches; que son muy útiles ¡ES EN SERIO! Porque le enseñan al pequeño que debe tolerar la frustración y que es un ser autónomo, separado de mamá y papá.

-Entre los 3 y 4 años, aparece la capacidad de inhibir una conducta. Ahora puede decir no, regula su atención o puede activar su conducta, pero es algo que por sí mismo puede hacer. Por eso es importante conocer el control emocional de los niños.

En los años de escuela el niño su control voluntario va aumentando hasta llegar a la adultez. Puede frenar sus impulsos y canalizarlos; por ejemplo, si está enojado, puede jugar y colocar ahí su rabia.

Así que si ustedes comprenden que su hijo es un ser complejo y que la regulación emocional es la base de su salud mental, podrán proveerlo con lo que realmente necesita.

El apego, la socialización, el temperamento, el lenguaje, el juego lo ayudarán en este camino. Ayuda a tu hijo en su desarrollo del afecto, escuchando sus necesidades, jugando con él, respondiendo con paciencia y cariño a lo que necesita; conociendo su temperamento, entonces podrá ser un niño seguro.

¿Quieres saber más sobre este y otros temas? Te invito a que te suscribas a mi boletín 

Además te tengo una invitación especial, el domingo 30 de mayo, a las 12:00 p.m. tendré para ti el WEBINAR gratuito “Creando una crianza amorosa con tu nene desde la pancita”, donde te voy a hablar sobre 5 herramientas súper poderosas para construir la salud mental de tu hijo desde el embarazo. Solo tienes que dar clic en este enlace y ¡listo!

También lee:
→8 libros para que los niños conozcan sus emociones
→Mi hijo tiene un problema de lenguaje?
→¿Cómo apoyar a un niño a enfrentar la muerte de un ser querido?»