fbpx

Qué es grooming y cómo evitar que los adolescentes sean víctimas

Una experta en el tema nos explica cómo evitar que un adolescente sea víctima de grooming y cómo darle el apoyo necesario.

grooming en adolescentes

Crédito: STOCK

De acuerdo a UNICEF en México, 50% de las niñas y niños entre 6 y 11 años y entre el 80 y 94% de los adolescentes de entre 12 y 17 años son usuarios de internet. También se afirma que de acuerdo a encuestas nacionales 25% de los adolescentes han vivido alguna forma de ciberacoso.

Las principales formas de ciberacoso son ciberbullying, grooming y sexting

Si alguna de las formas, como ciberacoso, ciberbullying o grooming no se detecta a tiempo y se atiende, el niño o adolescente puede llegar a ser víctima de violación, secuestro o algún otro tipo de violencia que atente contra su vida.

De hecho, sucede por vergüenza, desesperación y la falta de confianza y/o miedo a pedir ayuda por las consecuencias que imagina que esto pudiera llegar a causarle con sus padres y/o su familia.

¿Qué es grooming?

Grooming es cuando una persona adulta va ganando poco a poco la confianza de un niño o adolescente hasta generar un vínculo a través de engaños, esto con la finalidad de involucrarlos en un encuentro sexual.

Generalmente son personas desconocidas o cercanas, que se hacen pasar por menores de edad con identidades falsas a través de internet, sin embargo también puede ser un adulto conocido que se encuentre en una situación de poder sobre el menor en cuestión que de alguna forma consigue ponerse en contacto con su víctima.



Libro 90 respuestas claras para mamás novatas.

Los medios por los cuales es común que esto suceda, son las redes sociales, servicios de mensajería instantánea y videojuegos en línea con acceso a chats.

Tus hijos podrían ser víctimas del sexting

Los hostigadores y quienes practican grooming, generalmente atraen a niños y adolescentes vulnerables, ya sea porque pasan mucho tiempo solos, tienen problemas en su familia o cuentan con poca o nula supervisión, valiéndose de tácticas de manipulación emocional y psicológica hasta ganar su confianza.

Luego comienzan a pedirles fotos o videos explícitos sin que se generen sospechas de ello.

Una vez que consiguen las fotos o videos explicitas, la relación cambia y comienzan a amenazarlos con mostrarlas a sus padres o amigos si es que no realizan otros actos que cada vez suben de tono o hasta lograr un encuentro personal.

Consejos para prevenir que mi adolescente o menor sea víctima 

1.- Información: Lo más importante es comunicar a los menores los riesgos que existen en las redes sociales y enseñarlos a navegar de forma segura. Recuerda que la información es poder.

*Controles parentales: Aquí es donde puede desatarse el grooming o alguna otra mala práctica, por eso es importante instalar en los dispositivos de los niños controles paténtales que los ayuden a navegar con mayor seguridad en internet.

*Reglas claras: Establece reglas a través de un contrato en el que hagas partícipe a tu hijo para su realización; en este puedes establecer tiempos y horarios de uso del dispositivo, contactos con los que puede interactuar y especificar que hasta que sea mayor de edad, su dispositivo no será privado.

*Supervisión: Dar un dispositivo o prestar un dispositivo a los niños es una gran responsabilidad y los controles parentales nunca sustituirán la supervisión de los padres. Hasta que el niño o adolescente no cumpla la mayoría de edad es importante que los padres revisen ocasionalmente sus mensajes y redes, no como una invasión a la privacidad sino como un acompañamiento acordado desde un inicio.

2.- Confianza: Genera una relación de confianza mutua a través de:

*La escucha activa. Escucha con atención e interés sin responder de inmediato lo que tú hacías o harías sino haciendo preguntas para asegurarte de que entendiste de manera correcta el mensaje que tu hijo/a está tratando de comunicarte, valida sus emociones entendiendo que cada uno somos y sentimos distinto y recuerda no dar un consejo si no te lo han pedido, en ocasiones tu hijo/a solo necesita ser escuchado)

Cuida tus expresiones. Aún cuando lo que tu hijo/a te esté contando te cause sorpresa, angustia, desagrado o enojo, respira y solo escucha atentamente.

Evita juzgarlo/a. En el momento que juzgas, estás cerrando la comunicación, Recuerda que está en un proceso de aprendizaje y aunque cada día está más grande, sigue siendo un chico/a y de nada le sirve una calificación negativa, siempre será mejor una guía positiva.

3.-Comunicación asertiva. Háblale desde el yo y no desde el tú, por ejemplo: me haces enojar es hablar desde el tú. Por el contrario, si le dices me siento enojada(o) cuando tú … es una forma más asertiva de comunicarte.

También es importante que tú le platiques situaciones personales sin rebasar la línea madre o padre/ hijo, recuerda que la confianza es algo recíproco.

*Dedícale tiempo de calidad,  uno a uno y busquen espacios para compartir y convivir en familia.

Alejandra E. Angers Franzoni
Experta en Comunicación Humana, Aprendizaje
Neurospicologia, Conciencia Plena Aplicada
Creadora de Leopa
www.leopa.com.mx
Facebook @leopamx

Comparte esta nota

Más sobre este tema

Qué te pareció esta nota

5 / 5. 1

TAGS: