Dolores dentales

Redacción bbmundo · 16 octubre, 2014

Conoce los padecimientos que pueden causar molestia en los dientes de tu bebé.

La dentición

Los dientes de un bebé comienzan a formarse desde el embarazo. Sin embargo, el primer diente brota de la encía entre los 6 y 9 meses de edad, aunque puede haber niños que al año todavía no les haya salido ninguno, lo cual es muy normal.

Si llegó el primer diente de tu bebé, seguramente quiere morder todo para controlar un poco el dolor que le causa la inflamación de sus encías. Sigue los siguientes consejos para aliviar las molestias provocadas por la dentición de tu bebé:

  • Masajea sus encías con tu dedo limpio o utilizando una mordedera fría, una zanahoria congelada o un bolillo duro para que estimule la zona
  • Dale paracetamol para aliviar el dolor, sólo en caso de ser muy necesario. Platica con su pediatra sobre la conveniencia del paracetamol en el alivio de las molestias causadas por el brote de los primeros dientes
  • Evita a toda costa la mamila de leche, jugo o aguas azucaradas en la cuna. Los restos de estos líquidos permanecen en la boca del bebé aún cuando está dormido y en cuestión de meses tendrá los dientes picados
  • Jamás endulces el chupón de tu bebé con miel o piloncillo para evitar las caries. Llévalo con el odontopediatra para que le aplique fluoruro que fortalece el esmalte de sus dientes
  • Cuando aparece el primer diente es el momento de usar un cepillo de dientes especial para bebé: asegúrate de que sus cerdas sean suaves y flexibles. Las zonas en las que el niño todavía no tenga dientes deben ser limpiadas con gasa. El cepillado debe ser circular, con movimientos que toquen la encía y los dientes, tanto por dentro como por fuera. En esta etapa no es recomendable utilizar pasta dental, pues se la pueden tragar
  • Al salir su primer diente o a más tardar cuando cumpla el primer año de vida, llévalo con un odontopediatra para que le dé fluoruro dos veces al año, con el fin de fortalecer el esmalte de sus dientes

La caries en los niños

La caries es el principal problema de salud en los niños de todas las edades. Es difícil encontrar un niño que no disfrute de los dulces, los helados o los refrescos y es aquí donde inicia el problema. De hecho, los dulces producen ácidos en la boca que dañan el esmalte de los dientes al destruir el calcio. Esto ocasiona que los dientes sean vulnerables a las caries.

Las bacterias suelen estar presentes en la boca y son las encargadas de convertir todos los alimentos, especialmente los azúcares y almidones, en ácidos. Las bacterias, el ácido, los restos de comida y la saliva se combinan en la boca para formar una sustancia pegajosa llamada placa. La placa comienza a acumularse en los dientes a los veinte minutos de la ingestión de alimentos, que es el tiempo en el que se presenta la mayor actividad bacteriana. Si la placa no se remueve por completo y en forma rutinaria, las caries no sólo comienzan sino que florecen.

Una caries dental es un agujero que se hace en un diente, debido a que las bacterias que tenemos en la boca fabrican ácidos, de modo que, cuando la placa dental se adhiere a los dientes, los ácidos pueden atacar la parte más superficial llamada esmalte. Estos ácidos se abrirán paso a través del esmalte dental, atacando al diente formando un agujero.

Cuando la caries ha llegado al interior del diente, donde se encuentran las terminaciones nerviosas, el dolor es muy intenso. El dentista debe reparar el diente, eliminando la parte picada y después rellenará el hueco del diente con un material especial (empaste).

¿Cómo saber si mi hijo tiene caries?

Estos son los síntomas:

  •  Dolor en los dientes, sobre todo después de comer dulces y de tomar bebidas o alimentos fríos o calientes
  •  Orificios o cavidades visibles en los dientes

De ser así, llévalo lo más pronto posible con su odontopediatra. Para calmar el dolor de dientes, puedes brindarle  paracetamol.

Para prevenir la caries, cuida los dientes de tu hijo con estos sencillos consejos:

  • Enséñale a lavarse los dientes después de cada comida o, como mínimo, dos veces al día.
  • Nunca debe irse a dormir en la noche sin lavarse los dientes
  • Utiliza una pasta de dientes que contenga flúor
  • Debe cepillarse sus dientes de arriba hacia abajo y describiendo movimientos circulares, además de cepillar las encías con suavidad para mantenerlas sanas
  • Limita el consumo de dulces y bebidas azucaradas
  • Llévalo al odontopediatra una o dos veces al año para que le haga revisiones regulares y le aplique flúor

Cuando se rompe un diente

Si tu hijo se rompe o pierde un diente, debes llevarlo de inmediato con su odontopediatra para que lo revise y le brinde el tratamiento más adecuado. Guarda el diente o la parte del diente que se haya roto en agua o leche hasta llegar al consultorio. Evita tocar el diente y no lo limpies. Es posible que el diente pueda volver a ser colocado en la boca del niño mediante un procedimiento llamado reimplantación.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...