Así puedes tratar a un niño con conductas difíciles

Tere Díaz Sendra · 3 julio, 2017

Entendiendo a tu hijo y aplicando una disciplina eficaz lograrás que los efectos secundarios del temperamento desaparezcan.

Amenazas, castigos sin resultados, incumplimiento de normas, cambio constante de técnicas disciplinarias, gritos y golpes… Sí estos métodos disciplinarios que con cualquier niño más dócil funcionan pero que en tu caso no.

Si puedes entender por qué reaccionan los hijos de la manera que lo hacen y dejar de tomarlo personal: “para molestarnos y sacarnos de quicio”, será mucho más fácil atender de manera adecuada a estas conductas. 

Así podrás evitar que las conductas terminen en berrinches (los cuales muchas veces se detonan por nuestro manejo bienintencionado pero equivocado):

  1. ROTULAR: explicarle de manera breve y concisa, lo que le está pasando, ligándolo siempre con algún rasgo concreto de su temperamento. Así el niño va detectando lo que le está pasando, capte que nosotros lo comprendemos y así conociéndose más aprenda a manejarse mejor al paso del tiempo. “Juan, se que te cuesta trabajo cambiar de una actividad a otra..."
  2. Dejar de castigarlo por algo que tiene que ver con una conducta que ellos no pueden controlar al 100%, en cambio ayudarlos a manejarlo de otro modo.

Relacionado:

¡Hola mundo!

El resultado de las interminables peleas diarias pueden desarrollar en los niños otros problemas que tienen que ver con el mal manejo del temperamento: se pelean con todo mundo, en los juegos se muestran tramposos pues siempre quieren ganar, pueden tener pesadillas, se vuelven a hacer “pis” en la cama, entre otras cosas.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (4 votes, average: 3,75 out of 5)
Loading...