Tus hijos podrían ser víctimas del sexting

Redacción bbmundo · 21 julio, 2017

Conoce todo sobre esta nueva tendencia en internet que puede representar un peligro para tus hijos

Cada vez son más los  niños y adolescentes que utilizan los celulares y medios electrónicos para enviar fotos personales a sus amigos o parejas en las que aparecen desnudos o con muy poca ropa.

¿Diversión o pornografía?

El problema empieza cuando estas fotos pasan del ámbito privado al público a través de las redes sociales o páginas de internet, cadenas de correos electrónicos o por medio de mensajes de celular.

Muchas veces estas fotos son tomadas con la intención de sólo compartirlas con el novio o la novia, como una “prueba de amor”, pero se les olvida que al terminar la relación (lo cual es muy común en esta etapa) el material gráfico puede resultar un arma para causar un daño irreparable.

En otros casos estas fotos son resultado de una travesura o forman parte del coqueteo adolescente. Sin embargo, cuando estas imágenes se difunden a terceros es cuando los adolescentes sufren las consecuencias del fenómeno conocido como sexting.

El sexting es una moda que muchos encuentran divertida, pero la realidad es que puede marcar su vida para siempre.

El sexting es una forma de ciberbullying, que es una agresión, hostigamiento o acoso psicológico constante entre iguales a través de las nuevas tecnologías de la información. Pero también es considerado en muchos países como posesión y distribución de pornografía, lo que constituye un delito grave.



¿Qué es el sexting?

La palabra sexting es un anglicismo formado por la conjunción de las palabras “sex” y “texting”, que hace referencia al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos celulares. En un principio se trataba sólo de mensajes de texto, pero las características multimedia de los dispositivos móviles actuales han hecho posible el envío instantáneo de fotos y videos.

Las nuevas tecnologías permiten difundir fotos, textos y videos en tiempo récord y a gran escala (una foto puede recorrer el mundo en unos segundos), lo que muchas veces significa que los adolescentes pierden el control sobre dichos contenidos y así, lo que empezó como una travesura se convierte en una pesadilla.

Es un hecho que no se puede tener control sobre lo que otros puedan hacer con las imágenes. Por más que confíen en la persona a la que se las envían, existe la posibilidad que las fotos o videos lleguen a las manos equivocadas.

Por la tal razón es muy importante que hablemos con nuestros hijos de los peligros y las consecuencias de esta práctica que cada día se vuelve más común, para que ellos logren entender los alcances del sexting.

Consecuencias del sexting

Los adolescentes que se ven expuestos a través de fotos comprometedoras en sitios de internet o redes sociales, pueden experimentar vergüenza, ansiedad, temor y sentirse humillados, traicionados y deprimidos. Además de que su imagen puede ser vista por cualquier persona, incluyendo a sus profesores, papás, familiares y amigos, lo podría causarles graves conflictos familiares y escolares.

Existe al menos un caso en el que este tipo de acciones han orillado a la persona afectada a quitarse la vida.

 

¿Qué puedo hacer?

Nosotros como papás debemos crear conciencia en nuestros hijos sobre la gravedad de este problema social.

  • Habla con tus hijos de las consecuencias del sexting. Sabemos que no es fácil hablar de sexo con los hijos, pero es mejor que estén conscientes de las consecuencias y que cuenten con toda la información sobre el tema. No esperes a que suceda, ¡actúa ya!
  • Apóyalos para vencer la presión social. Explícales que no deben ceder a presiones externas para hacer algo de lo que no están convencidos. La decisión final es suya y la deben tomar libre y conscientemente. Hazles ver que la humillación que pueden sufrir después es peor que la presión social que siente por parte de su grupo.
  • Concientízalos sobre los riesgos. Recuérdales que una vez que envían una imagen no hay vuelta atrás y pierden todo el control sobre la misma. Cuestiónales si les gustaría que esa foto la vieran todos en la  escuela o en casa.
  • Evita que formen parte del problema. En muchos países la distribución de este tipo de fotos es considerada un delito. Si les llega una foto con implicaciones sexuales haz que la borren de inmediato y que tomen conciencia de la gravedad del problema.
  • Supervísalos. Coloca la computadora en un lugar donde puedas ver lo qué están haciendo y cuánto tiempo están conectados. No permitas que la tengan en su habitación o que se encierren mientras navegan en internet. Explícale que tú necesitas saber qué sitios visita y con quién platica por su seguridad.
  • Intégrate a su red. Crea tu perfil en las redes sociales de las que forma parte y ponles como condición que te agreguen a su lista de amigos. De esta forma tú podrás ver qué tipo de mensajes envían y reciben, y asegurarte de que no están haciendo mal uso de estas redes. Revisa constantemente las páginas que frecuentan y, si lo consideras necesario, instala un software que filtre las páginas nocivas para ellos. Los puedes encontrar gratis en internet.
  • Bríndales seguridad y confianza. Déjales claro que los amas y que cuentan contigo para todo, fortalece su autoestima y ayúdalos a que aprenda a discernir lo bueno de lo malo para que tomen decisiones informadas y conscientes. Si confían en ti, será más difícil que se vean envueltos en situaciones de este tipo.
  • Háblales sobre los peligros de enviar información a extraños. Explícales que no pueden confiar en alguien que no conocen. Muchas veces los pederastas aprovechan la vulnerabilidad de los adolescentes que se sienten incomprendidos para acercarse a ellos y ganar su confianza, hazles ver que sus fotos pueden terminar en una red de pornografía infantil.
  • Establece reglas para internet y el celular. Determina tiempos para navegar y para usar el celular. Fomenta que realicen otras actividades y explícales que, de no cumplir las reglas recibirán castigo, como no conectarse en un tiempo o quedarse sin teléfono. Habla con ellos de lo que deben y no deben hacer en internet o con su celular, y los peligros que a los que están expuestos.
  • Mantén una comunicación abierta. Dales confianza para que platiquen contigo sobre sus inquietudes y problemas, sus amigos, lo que está pasando en su red social y sobre sus relaciones con el sexo opuesto. De esta forma tú tendrás la oportunidad de orientarlos mejor.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...