Demuéstrale cariño si es hombre

Redacción bbmundo · 24 agosto, 2017

Ser cariñoso con tu hijo no lo volverá menos "hombrecito", sino que le dará seguridad y la certeza de que lo amas profundamente.

Por Juan Pablo Arredondo

Podemos tener dudas sobre si es válido y recomendable expresarnos con caricias, pero al mismo tiempo tendríamos que entender que resulta difícil transmitir afecto sin ellas.

Imagina la situación: te encuentras en la fase de noviazgo, estás enamorado de tu novia y ella de ti; desean estar juntos siempre y quieren que su amor perdure. Sólo existe una condición: no se pueden tocar. ¿Te funcionaría?

El acercamiento intencional, habitual, cariñoso e intenso es la manera más directa de transmitirle a una persona que se le quiere y con los niños ocurre lo mismo sin importar si son hombres o mujeres.

 

¿De dónde viene el miedo?

 

La mayoría de nosotros provenimos de educaciones rígidas y autoritarias, en donde la “convivencia” fue vertical: ellos mandaban y nosotros obedecíamos. Eran familias en donde los padres representaban el rol de fuerza y dominio, como una figura temida a la cual se reverenciaba aunque reprendieran y hasta golpearan.

Ante una persona así era complicado imaginar un esquema en el que las manifestaciones expresivas estuvieran aceptadas. No era usual encontrar a un hombre con hijos al que se le viera cercano y relajado, y quien se diera permiso de besar a otros hombres.

Incluso había (y aún hay) muchos tabúes respecto a la cercanía física entre un papá y su hijo, así como las posibles implicaciones que se derivarían, como volverse homosexual o amanerado.

En este sentido, los temores que hoy puedas tener involucran tu propia educación y ésta, a su vez, la relación que tuvo tu padre con tu abuelo y así hasta el infinito. Se trata de un un conflicto que viene de ideas arraigadas en el inconsciente colectivo y que sólo sirven para recrear patrones nocivos y jugar un papel mucho más complejo del que suponemos.

Romper los paradigmas es arduo y quizá lo sea por un tiempo. La respuesta contundente es sí cuando me preguntan si debemos  reconocer físicamente a esas personas que vienen de nosotros mismos.

 

¿Qué hacer?

 

Hoy las cosas son diferentes y nos toca vincularnos de manera profunda, darnos cuenta de que besar y abrazar al “hombrecito” de la casa ha dejado de ser un asunto exclusivo de las mamás y aceptar que es una necesidad.

  • Lo primero es dejar de temer a manifestar amorlos besos, los abrazos, las caricias y las palabras de aliento son un gran alimento y al mismo tiempo, un reforzador natural de conductas deseables. El simple hecho de mostrarlos hará que todos se sientan reconfortados, estimulados e importantes
  • Hay que entender que el morbo está en la cabeza de los adultos, no en la de los niños, y que su orientación sexual jamás estará determinada por tu trato con ellos
  • Es importante darte la oportunidad de que te enseñe cómo hacerlo, que tu hijo marque la pauta para exteriorizarle lo que te importa. Si eres amoroso sólo verá un modelo positivo a seguir y el circulo vicioso terminará aquí. Vale la pena ¿no crees?

Juan Pablo Arredondo es psicólogo y brinda atención a niños, adolescentes, parejas y familias. Es autor de los libros Límites y berrinches, Hablemos de sexo con los niños y Adolescencia: Cómo entender a tu hijo. 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (6 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...