Violencia obstétrica: qué es y cómo evitarla

Redacción bbmundo · 31 mayo, 2016

Hasta 2015, GIRE tiene más de 16 casos registrados.

El texto fue escrito por Grupo de información en reproducción elegida, GIRE

Violeta vive en Villahermosa, Tabasco. A los 15 años, cursaba un embarazo de 40 semanas. Cuando empezó a sentir dolores de parto acudió al Hospital Regional de Alta Especialidad de la Mujer de Villahermosa, pero le negaron la atención, obligándola a volver en varias ocasiones. Producto de esta falta de atención, Violeta tuvo a su hijo en la sala de espera del hospital.

Así como Violeta, en México 72% de la población femenina con vida reproductiva ha requerido atención médica durante el embarazo, parto y posparto. Por ese solo hecho ha estado expuesta a sufrir violencia obstétrica. El acceso a los servicios de salud ha sido la apuesta de un gran número de países como México que buscan reducir la mortalidad materna. Sin embargo, hay muchas mujeres que siguen sin tener acceso a estos servicios, ya sea porque viven alejadas de las instituciones o por desconfianza. Sin embargo, incluso entre las que viven cerca y tienen el acceso ocurren experiencias aterradoras.

Te interesa: Parto humanizado

¿Qué es la violencia obstétrica?

Es una forma específica de violencia contra las mujeres, que es a su vez una violación a los derechos humanos. Consiste en cualquier acción o falta de por parte del personal del Sistema Nacional de Salud que cause daño físico y/o psicológico a la mujer durante el embarazo, parto y posparto; se puede dar tanto en los servicios de salud públicos y privados.

Puede ser de dos tipos:

Física

  • Prácticas invasivas
  • Medicación no justificada por el estado de salud como la aplicación de anestesia
  • Falta de respeto de los tiempos o las posibilidades del parto biológico privando la capacidad de decidir a la futura mamá sobre su reproducción
  • Inasistencia médica oportuna
  • Aplazamiento de atención médica urgente
  • Indiferencia a sus solicitudes, dolores o reclamos
  • Utilizar a la mujer como recurso didáctico sin ningún respeto a su dignidad humana

Psicológica

  • Trato deshumanizado, grosero, discriminatorio o humillante en el transcurso de una práctica obstétrica
  • Falta de información sobre la evolución de su parto
  • Regaños, burlas, ironías, insultos, amenazas, manipulación de la información y negación al tratamiento

Te interesa: Los riesgos de parir en México

¿Por qué sucede?

 Además de la escasez de servicios, falta de tacto y humanidad de los servidores públicos, uno de los principales problemas que dan origen a la violencia obstétrica es la poca información. Las mujeres llegan a los hospitales el día del parto sin saber que:

  1. Durante el trabajo de parto normal no deben aplicarle analgésicos, sedantes y anestesia sin ser necesario.
  2. No deben hacer rupturas artificiales de membranas para acelerar el parto.
  3. La episiotomía sólo debe practicarla personal calificado que conozca la técnica de adecuada, con indicación por escrito e informándole antes del procedimiento.
  4. Durante el trabajo de parto normal, deben de respetarse las posiciones que ella desee realizar, siempre que no exista contraindicación médica.
  5. Como parte del control del trabajo de parto normal, se debe mantener bien hidratada.
  6. Los médicos o enfermeras deben favorecer la lactancia materna exclusiva en los primeros 30 minutos posteriores al parto, siempre que sus condiciones de salud lo permitan.
  7. La cesárea sólo debe suceder cuando sea necesaria. El el porcentaje recomendado es de 15% para los hospitales del segundo nivel y de 20% para los del tercer nivel.
  8. La atención médica debe ser impartida con calidad y calidez.
  9. Debe haber evidencia científica para cualquier intervención y se le debe informar antes.
  10. Ante todo se debe respetar el consentimiento informado de la futura mamá en el parto.

¿Qué hacer cuando se sufre violencia obstétrica?

El Estado Mexicano debe investigar los hechos y sancionar a los responsables, regresar a la víctima a la situación previa antes de la violación de sus derechos, darle atención médica, psicológica o psiquiátrica, servicios jurídicos y sociales, garantía de no repetición y una indemnización por los daños materiales.

Además, existen estas vías que GIRE ha impulsado:

  • Administrativa. Es la presentación de un escrito de queja ante una unidad de contraloría interna de la institución de salud. A partir de ésta, se iniciará la investigación en torno a las deficiencias en la atención médica que se hayan reportado. El procedimiento que debe seguirse para la queja es determinado por cada institución de salud.
  • Juicios penales. GIRE considera que la vía de solución jurídica no debería de ser la penal, pues gran parte de los casos de violencia obstétrica están estrechamente relacionados a las fallas estructurales del sistema de salud y las precarias condiciones en que los prestadores de servicios de salud deben realizar su labor. Sin embargo, en casos en los que se dan delitos por parte del personal médico, como la esterilización forzada, lesiones o amenazas, es un mecanismo de acceso a la justicia para las víctimas y sus familiares.
  • Acudir a la Comisión Nacional de Derechos Humanos en casos de violencia obstétrica es clave para pedir justicia y recomendaciones con perspectiva de derechos humanos.

De enero de 2013 a agosto de 2015, GIRE tiene 16 casos registrados, seis documentados y seis litigados o en litigio.

GIRE es una asociación civil sin fines de lucro, fundada en 1991. Su misión es promover y defender los derechos reproductivos de las mujeres en el marco de los derechos humanos. Contáctalos en: correo@giremx.org.mx, teléfono 5658-6645 y  5658-6684, su Facebook Grupo de Información en Reproducción Elegida y Twitter @GIRE_MX

 

 

 

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...