Mi bebé está amarillo, ¿qué tiene?

Redacción bbmundo · 19 julio, 2017

Conoce más sobre la ictericia, una condición que afecta al 60% de los recién nacidos

Existen distintas enfermedades y padecimientos que pueden afectar a un bebé recién nacido. Entre ellas se encuentra la ictericia, la cual se caracteriza por la coloración amarillenta de la piel, las mucosas de los ojos y la nariz.

Este padecimiento puede afectar a un 60% de los recién nacidos y ocurre porque hay una elevada concentración de bilirrubina en la sangre.

Por lo regular, la bilirrubina es procesada por el hígado y se excreta en forma de bilis a través de los intestinos. La ictericia natal aparece cuando la bilirrubina se acumula en la sangre, ya que los recién nacidos no tienen la capacidad hepática para descomponerla y eliminarla rápidamente.

Existen tres factores que pueden detonar esta enfermedad

-El hígado del bebé aún es inmaduro y por ello no limpia la cantidad adecuada de sangre. 
-Sus intestinos reabsorben grandes cantidades de bilirrubina antes de eliminarla mediante las heces. 
-Un recién nacido produce más bilirrubina porque sus glóbulos rojos se renuevan con mayor frecuencia.

Pero no debes preocuparte. Por lo general, la ictericia desaparece entre la semana 4 y 6 de vida. Pequeños baños de sol (durante 10 o 15 minutos) pueden ayudar a mejorar la ictericia, pero si esto no da resultado, es importante que acudas al médico para que tu bebé reciba el tratamiento adecuado.

¿Qué hacer?

Si la ictericia es moderada, el organismo del bebé comenzará a regular el exceso de bilirrubina en la sangre por si solo y sin necesidad de un tratamiento médico.

Si se trata de un caso grave, posiblemente los especialistas recomienden fototerapia, un tratamiento con una lámpara que emite luz especial para ayudar a su organismo a eliminar el exceso de bilirrubina.

Lo primordial es que acudas constantemente al pediatra para constatar que el color amarillo de tu bebé está dentro de los parámetros normales.

Tipos de ictericia natal

1. Fisiológica: Se desarrolla en la mayoría de los recién nacidos y, como mencionamos, se debe a la inmadurez de su hígado para procesar la bilirrubina. Regularmente se presenta en el día dos y cuatro de vida y desaparece en un lapso de dos semanas.

2. Prematura: Es una condición de ictericia que se presenta en los bebés que nacen antes de tiempo y que, por el desarrollo prematuro de sus órganos, tardan mucho más en regular la secreción de bilirrubina.

3. De lactancia materna: Entre el 1 y el 2% de los bebés que padecen ictericia, la desarrollan porque la leche materna que consumen llega a contener ciertas sustancias que aumentan su concentración de bilirrubina en la sangre no pueden sacarla a través de los intestinos. Aparece en los primeros cinco días de nacido y desaparece en tres u ocho semanas.

4. Incompatibilidad de grupo sanguíneo o de Rh: Si un bebé tiene un grupo sanguíneo distinto al de su mamá es probable que ésta produzca anticuerpos que destruyan los glóbulos rojos del niño, provocando que se acumule la bilirrubina en su sangre. Aparece desde el primer día que nace. Antes este tipo de problemas eran muy graves, pero ahora se previenen inyectando inmunoglobulina RH a la mamá durante los primeros tres días del posparto y esto la ayuda a que no fabrique anticuerpos que pongan en peligro a su bebé

Signos de alarma

La ictericia se vuelve peligrosa cuando los niveles de bilirrubina son más altos de 10 miligramos/decilitro.

Los bebés pueden presentar los siguientes síntomas: 

-Hay una pérdida de peso mayor al 7%
-Al presionar la piel sigue amarilla y no cambia de coloración

Con una concentración extremadamente elevada de bilirrubina, el bebé corre el riesgo de que llegue al cerebro ocasionando daños neuronales que se manifiestan en sordera o retraso mental.

Pocas veces la ictericia indica la presencia de otro trastorno, como una infección o un problema tiroideo.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...